lunes, 10 de febrero de 2014

Resumen de los XXVIII Premios Goya

Carmen Tomàs | Cine 




Terele Pávez Premios Goya 2014, vía cadenaser.com



  • Las grandes triunfadoras; “Vivir es fácil son los ojos cerrados” recibe seis estatuillas y “Las brujas de Zugarramurdi” se va a casa con ocho, la mayoría en apartados técnicos.
  • Los primeros Goya sin el Ministro de Cultura; Wert no pudo asistir por “problemas de agenda”.
  • La actriz Terele Pávez recibe el Goya y protagoniza el momento más emotivo de la gala.
  • Goya de Honor 2014 para Jaime Armiñán; "Vivan las jotas, viva Aragón y viva el cine español". 



Ayer ‘Generación M’ retransmitió la XXVIII Gala de los Premios Goya a través de Twitter, hoy os traemos el resumen de la experiencia.





Siempre se empieza por la alfombra roja 


Inma Cuesta vía elmundo.es
La alfombra roja es un momento más publicitario que cinematográfico en el que los actores y directores (especialmente los primeros), aprovechan para mostrarse como entes independientes a sus personajes. Las actrices son una parte imprescindible en este tipo de galas, sirviendo de excusa a las firmas más caras para autopublicitarse. Hablan de los nervios, la emoción, el compañerismo, de todo menos del frío que tal vez se pase en Madrid llevando un palabra de honor un nueve de febrero. Una de las más esperadas en la alfombra roja, aparte de la eterna Maribel Verdú, fue Inma Cuesta, cuyo Goya por "La voz dormida" hace dos años se llevó finalmente su compañera María León. Este año concursaba por su papel en "Tres bodas de más", pero tampoco pudo recoger estatuilla, que fue a parar a las merecidísimas manos de Terele Pávez por la última de Alex de la Iglesia "Las Brujas de Zugarramurdi".

A través de RTVE podemos ver foto a foto el paseo de los actores por la alfombra, si queréis verlo sólo tenéis que hacer click aquí.



Cultura sin ministro de cultura y lecciones no aprendidas 

Los primeros comentarios del conductor de gala, Manuel Fuentes, estuvieron dirigidos hacia el ministro Wert, que no pudo asistir a los Premios por “cuestiones de agenda”, después de haber sido abucheado en los premios Forqué. Excusas que ha puesto en evidencia esta mañana Esperanza Aguirre, a la que le ha alegrado que el ministro no asistiera “para evitarse abucheos". También hubo comentarios referidos a Montoro, que tras criticar duramente al cine español y poner en duda su calidad tuvo que declarar públicamente “que le encanta el cine español”.

Captura durante la gala, vía irtve

El espectáculo en sí, dejando aparte los momentos de sincera emoción que siempre nos brindan estas galas, se puede calificar de forzado, soporífero, y, en el caso del típico número musical además,  innecesario. La Academia consideró aceptable plantar a un señor con pianola y ukelele que se dedicara a hacer rimas al ritmo de  dichos instrumentos. También consideró aceptable que Manel Fuentes se atreviera con el musical de la mano desentonada y asincrónica de otros actores. Entiendo que en ocasiones el número musical ha salido bien, pero, ¿acaso las estadísticas no nos dan la razón? ¿No hay actores de teatro y musical muy buenos en este país, a los que ahora mismo también deberían apoyar? Bueno, sí que los hay. Pero no es lo mismo que ver a Fernando Tejero intentando bailar y cantar al mismo tiempo, que en este país cuando vemos patinaje sobre hielo es por si se la pegan… Spain is different.

Así aplaude "La gran familia española"
El fallo tal vez esté en tratar de emular de nuevo al espectáculo que cada año se monta en Hollywood con los Oscar de la Academia; si la mayoría de nuestro cine no es espectáculo, al contrario que la mayoría del suyo, ¿por qué las galas se empeñan en seguir una línea hollywoodiense? Tal vez nos merecemos algo más serio, más tranquilo y hasta incluso más soporífero, sí, cualquier cosa mejor que el ridículo gratuito frente a unos realizadores y actores que se merecen algo mejor

Y a pesar de todo, siempre hay sitio para la lagrimilla...

El momento más emotivo de estos Goya 2014 fue la entrega del Goya a Mejor actriz de reparto, otorgado a una Terele Pávez que no pudo evitar echarse a llorar. El Premio le vino gracias a "Las Brujas de Zugarramurdi", pero como ella misma confesó entre lágrimas, "tengo 74 años y llevo 60 trabajando en esto". Ya era hora.



Marian Álvarez que era favorita desde que recibió la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián, ganó el Goya a mejor actriz protagonista por su papel en "La herida", película que ha sido calificada por la revista Fotogramas como una de los mejores films del pasado 2013. La intérprete madrileña señaló en su discurso que "la industria está jorobada [...] No sabes si mañana vas a pagar el alquiler" pero admitió estar "orgullosa de ser una persona real; lo que quiero para mí es lo que quiero para todos". Natalia de Molina por otro lado recibió el galardón a Mejor actriz revelación por el film de Trueba.



Marian Álvarez durante su discurso de agradecimiento, vía lavanguardia.com


Y ya era hora también para Javier Cámara, uno de los mejores actores que ha dado nuestra pantalla, carismático y camaleónico, capaz de hacerte reír y llorar a la par, y que a pesar de todo hasta ayer no recogió su primer Goya. Fue gracias a "Vivir es fácil con los ojos cerrados" una de las triunfadoras con seis estatuillas. Su director David Trueba,  también recibió el Premio a Mejor dirección en estos Goya 2014. Una película que según el propio realizador "transmite honestidad moral y ganas de vivir".




El Goya de Honor también muy emotivo fue para Jaime Armiñán, que agradeció a modo de historieta y con la voz de la experiencia el reconocimiento a un cine al que le ha dedicado la vida. "Vivan las jotas, viva Aragón y viva el cine español", sentenció con los ojos empañados.


Jaime Armiñán tras recibir el Goya de Honor fue largamente aplaudido por sus compañeros.
El premio a Mejor Documental fue para "Las maestras de la República", de Pilar Pérez Solano, que aprovechó su turno de palabra para pedir apoyo a los documentalistas, género que sobrevive a una  de las situaciones más difíciles de su historia. El de Mejor película europea fue para la archigalardonada "Amour" de Michael Haneke. El Goya a Mejor película iberoamericana fue a parar por primera vez a Venezuela gracias a "Azul y no tan rosa" de Miguel Ferrari.

En resumen, una gala siempre emotiva por sus homenajes, sus personajes y sus presencias... Aunque la realización de la misma deja mucho que desear y no sabe estar a la altura del cine español. Los numeritos de humor, el musical, y hasta incluso el conductor resultan cada año más presuntuosos, soporíferos y poco entretenidos para las horas intempestivas en las que los cinéfilos decidimos aguantar. Pero, ¿No debería ser cuestión de disfrutar? 
Los montajes audiovisuales sí merecen gran reconocimiento, destacando anoche un emotivo montaje con las mejores escenas de amor de la historia de nuestro cine. Sólo esperamos que en cuanto al nivel cinematográfico, el año que viene nos esperen films de igual y mejor calidad.

Junto a la lista completa de ganadores Generación M se despide de los Goya hasta el año que viene. Se esperan tiempos difíciles para la cultura, pero desde nuestra redacción seguiremos haciendo fuerza para que se sigan apoyando las ideas, y con ellas, el buen cine. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada